Viernes 23 de junio de 2017 - 5:31 PM

Una firma por aquí...

IsmaQuilez

Ismael Quilez confirmó que durante la gestión Lerche le "recomendaron" firmar con un representante. "Incluso llamaron a mi viejo. Pero no quise", señaló. Y sostuvo que ése fue uno de los motivos por los que no jugó en el inicio de 2010, luego de ser titular en 2009. "A veces no me dejaban entrar a la cancha. Me quedaba en el playón, al borde de las lágrimas", relató el pibe de Chalet.

Ismael Quilez tiene 25 años recién cumplidos y juega en Racing. También pasó por Quilmes. Pero ni la distancia ni el profesionalismo aplacaron sus sentimientos por Colón. Oriundo de barrio Chalet, se acercó a la escuelita de fútbol Sabalera a los 4 años. Y ahí jugó de manera ininterrumpida hasta que cumplió el sueño de vestir la Rojinegra: fue el 7 de diciembre de 2008, cuando fue titular ante Estudiantes, bajo la conducción técnica de Antonio Mohamed.

En el primer semestre de 2009 no fue tenido en cuenta por el Turco, pero en el segundo fue titular indiscutido: jugó 18 partidos (15 de ellos como titular) en aquella campaña de 34 puntos que dejó a Colón tercero en la tabla y le dio la clasificación a la fase previa de la Copa Libertadores de América 2010.

Sin embargo, en el primer semestre de 2010, también con Mohamed como DT, casi no jugó: no estuvo en ninguno de los dos encuentros ante la Universidad Católica y en el Clausura jugó apenas 4 encuentros, en los que acumuló 198 minutos en cancha.

Consultado por Radio Nacional Santa Fe sobre aquella abrupta salida del equipo, contestó: 

"Lesiones no tuve en 2010 como para decir no juega. Se me vencía el contrato. Las primeras dos fechas no las jugué porque se me vencía el contrato. Y yo ni siquiera estaba enterado, porque no tenía problema en firmar. Después pasó tiempo y tampoco jugué. Me junté con Lerche y Mohamed un día porque me pidieron que me operara de un problema inguinal. Me operé y tampoco jugué. Habrán sido cuestiones futbolísticas. O quizás era chico y había cosas que no veía y hoy sí".

- ¿Cómo cuáles?

- A mí me dijeron que me vaya a préstamo. Y yo no quería irme, quería jugar en Colón. Me quedaban seis meses de contrato y nadie me llamaba. Alguna vez sabré qué pasó. Creo que querían que me vaya a préstamo para que mi contrato se renueve un año más, pero yo no me quería ir de Colón.

- Sin dar nombres: ¿es verdad que un dirigente te recomendó firmar contrato con un representante que acercaban ellos?

-  Sí, la verdad es que sí. No lo salí a decir porque obviamente es una cuestión que no queria hablar. Nunca salí a aclarar los rumores, pero es así. Lo hablaron a mi papá incluso. Pero yo no quise firmar. Por eso también no jugué.

Después, hizo referencia a su relación con Germán Lerche: "Me tocó vivir un buen momento, jugué mucho, todos se me acercaban. Incluso pude ayudar a mis viejos a comprar su casa. Después empecé a ver cosas que no me gustaban, malos manejos, eso hace que se produzca un alejamiento. Después no me hablaban. El último año iba a la cancha y no me dejaban entrar. Hubo días que me quedé en el estacionamiento al borde de las lágrimas porque no me dejaban entrar. Yo fui socio desde chico. Después no pude pagar más la cuota y me tuve que borrar. Pero después volví".

"Hubo dirigentes que me dijeron que lo que me estaba pasando a mí, como la convocatoria a la Selección, no era por méritos propios sino por otras cuestiones. Y después que me fui de Colón me quisieron ensuciar. Yo tendría que agradecer que me dejaron libre en lo personal, pero la verdad es que me encantaría estar en Colón, dando una mano", remarcó.