Viernes 23 de junio de 2017 - 5:32 PM

Por qué el cooperativismo argentino quiere que rija la Ley de Medios

Villafañe 2

El cooperativismo participó como amicus curiae por parte del Estado Nacional en la audiencia convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación como paso previo al pronunciamiento sobre la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Lo hizo a través de Cooperar, en nombre de sus 47 entidades nucleadas, que representan a unas 3 mil cooperativas de base y a más de 10 millones de argentinos. 

La Confederación Cooperativa de la República Argentina consideró esta instancia, propuesta por el Máximo Tribunal, como una señal fundamental de cara a la pronunciación de constitucionalidad de la Ley de Medios de la Democracia.

Además de las partes y los peritos, 10 organizaciones sin fines de lucro en calidad de amicus curiae se refirieron a los aspectos conflictivos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Cooperar visibilizó al sector de la economía solidaria que en la actualidad congrega a más de 200  cooperativas y mutuales que prestan servicios con calidad y a precios más bajos que los del principal grupo de medios del país, con clara capacidad competitiva y con absoluta garantía de la libertad de expresión.

 En la audiencia estuvo presente en representación de este sector el ex juez cordobés y abogado constitucionalista Miguel Julio Rodríguez Villafañe. “Voy a hablar en nombre de la economía solidaria y de los diez millones de argentinos que reciben servicios audiovisuales de las cooperativas argentinas”, expresó.

Desde Cooperar está claro que la importancia de esta instancia democrática radica en dos partes. Por un lado, implica un avance concreto de la Corte en un tema que lleva 4 años de idas y vueltas, con maniobras judiciales que dilatan la plena aplicación de una normativa esperada durante décadas. Y por otro, la participación de organizaciones que aporten fundamentos es clave para enriquecer los enfoques. En este sentido, la posición de la economía solidaria es clara, y contraria al último fallo de la Cámara de Apelaciones, que confunde posición dominante con capacidad competitiva y libertad de expresión.

De acuerdo con lo argumentado en la última semana, se considera que las empresas solidarias, con su mera existencia como prestadores de cable, invalidan el argumento que la Cámara utilizó para cuestionar el tope de 24 licencias de cable establecido por la ley, el impedimento de superponer un canal de aire y servicio de cable, el máximo de titularidad de señales y el techo que limita la cantidad de abonados al 35 por ciento del mercado, con la noción de que las restricciones generan inseguridad económica para el Grupo Clarín, le restan capacidad competitiva y coartan la libertad de expresión.

 Entre todas las entidades que a lo largo y ancho del territorio argentino están representadas en Cooperar figuran la totalidad de cooperativas de servicios de nuestro país, entre las cuales más de 200 prestan el servicio de cableoperador. Estas se integran en las diferentes federaciones de cooperativas eléctricas, telefónicas y la cooperativa Colsecor, que cumple el rol preponderante de proveer servicios a los cableoperadores.

CASOS TESTIGO DE LA BATALLA CONTRA ESCENARIOS MONOPÓLICOS

Zapala

Desnuda el perjuicio histórico que provocó al cooperativismo el decreto-ley de Radiodifusión impuesto por la última dictadura cívico militar. Se calcula que tras 25 años de imposibilidad de prestar el servicio de videocable, las cooperativas se perdieron de canalizar unos $ 60.000 millones de pesos que, a diferencia de otras lógicas económicas comerciales, se reinvierten y distribuyen adonde está asentada la cooperativa, en este caso, la localidad neuquina de Zapala.

Esta entidad tenía un sistema de televisión cerrada en la comunidad (TV por cable) con un canal local. El gobierno de facto se lo cerró en el ´82 con el bando militar que regulaba en la materia. Ahora tienen un canal de aire local. Y Cablevisión es el único prestador de cable de la zona. Por supuesto, no sube ese canal a su grilla.

Tres Arroyos

Muestra cómo Cablevisión, en el caso concreto de Tres Arroyos, está aplicando prácticas comerciales desleales, abusando de su posición dominante en el mercado ante la aparición de un nuevo competidor local -en este caso la cooperativa CELTA-, en los segmentos de televisión por cable e internet. Las prácticas están documentadas en facturas de Cablevisión previas y posteriores al anuncio de que la cooperativa desarrollaría el servicio de videocable.

Estas prácticas no se condicen con una política global aplicada por Cablevisión en Tres Arroyos, sino que se dan de modo puntual y ante la manifestación concreta de los clientes de dar baja los servicios de televisión por cable y/o Internet para contratar los servicios de otros prestadores.

 En aquellos casos en que los clientes no han manifestado su deseo de darse de baja o pasarse a la competencia, se les sigue aplicando el precio pleno por los servicios, que en el caso de TV por cable es de $ 183 para el abono básico. Esto genera una doble categoría de clientes dentro de la misma empresa: los que solicitan la baja, que reciben bonificaciones y/o promociones, y los que no la piden y continúan con el servicio, que pagan el 100% de la factura, sin verse favorecidos con ningún descuento, seguramente desconociendo las prácticas desleales antes citadas.

Punta Alta

En esta localidad del sur de la provincia de Buenos Aires, Multicanal compró la empresa de cable local. En 2005 la cooperativa formó una SRL para competir con la única empresa, dado que en aquel momento las cooperativas no podían operar con su figura jurídica natural de servicios de radiodifusión, y puso su propio servicio de Cable, Punta Alta Visión.

Multicanal bajó las tarifas básicas de 47 a 37 en la generalidad de los casos y a los que iban a pedir el cese del servicio les hacía promociones especiales por 99 meses, llevando el abono básico a $ 5. Hoy la Cooperativa Eléctrica de Punta Alta ha completado los trámites ante el AFSCA para ajustar los documentos a la realidad y poder ser la licenciataria formal del servicio de cable, aguardando la licencia definitiva para cerrar la SRL definitivamente.

Cooperativismo y medios

Cooperar está conformada por numerosas federaciones. Estas representan a cooperativas de base de todo el país que desarrollan, entre otras actividades,  la comunicación a través de servicios de videocable, Internet, radio, telefonía, gráfica y que producen revistas y periódicos, desde y para la comunidad.

Junto con otras confederaciones de cooperativas y mutuales y en alianza con el Estado a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), Cooperar desarrolla políticas integrales hacia adentro y fuera del sector.

Una de las más importantes es el Programa Usina de Medios, cuyo objetivo es fortalecer las redes de medios de la Economía Solidaria. Esta confederación mantiene también un convenio con la Red Nacional de Parlamentarios Cooperativistas y es parte del Consejo Federal de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual.