Martes 28 de marzo de 2017 - 4:14 PM

Las estrategias de captación

trata

Una de las principales cuestiones que abordan las organizaciones que realizan un trabajo territorial en los barrios del oeste apunta a los métodos que utilizan las redes para atraer a las chicas. “Suele ser a través de algún amigo del barrio que la invita a salir, a algún boliche. Se le llama captación por seducción o vinculación amorosa, y está dentro de los métodos de captación por engaño, generalmente en niñas”, contó Liliana Loyola, presidenta de la Asociación Civil Generar.

Agregó que este tipo de situaciones suelen darse “durante la adolescencia” y fustigó los prejuicios policiales: “Cuando las madres hacen la denuncia en la policía les dicen que se fue con alguien, con un noviecito, y que ya va a volver. Lo cierto es que se fueron con quien ellas pensaban que era su noviecito, pero en realidad era la punta de una red de trata”.

“En Villa del Parque sabemos que hay 28 proxenetas, imaginate la captación que realizan allí. Muchas veces les regalan un celular a las chicas para comunicarse directamente con ellas, para que no intervenga ningún familiar”, señaló.

Otra persona que trabaja en Santa Rosa de Lima y que prefirió no dar su nombre relató una situación que le tocó vivir: “Un día se acercó una chica del barrio y dijo que dos de sus hermanas, de 14 y 15 años, estaban desaparecidas desde hacía una semana. Señaló una casa en la que supuestamente estaban ellas y otras chicas. Le señaló la casa a la policía y no hicieron nada”.

“Se hizo una presentación ante la Secretaría de Derechos Humanos y ahí supimos que la comisaría nunca había elevado la denuncia al Registro de Menores Desaparecidos. Una de las chicas que había contado cómo funcionaba esta red no quiso hablar más. Dijo que se había confundido, pero sabemos que la amenazaron”, agregó.

Otra fuente se refirió a los métodos de captación: “Ahora quienes captan a las chicas en el barrio son otras chicas, incluso menores. Les dan plata, les compran celulares, las llevan a peluquerías. Supimos que a una le habían teñido el pelo y le habían comprado un pasaje para ir al sur provincial. Por suerte, volvió a su casa antes de que ocurriera lo peor”.

Un dato que fue mencionado por varias personas y que parece ser parte de las nuevas maneras de operar de las redes de trata es la cantidad de días que captan a las mujeres, sobre todo a las menores. El temor a ser víctima de quienes manejan el negocio de la prostitución hace que el pedido de las personas del barrio de no difundir su identidad se repita: “Las tienen un par de días trabajando y, cuando su familia o sus vecinos mueven el tema, las largan. Después, vuelven a llevarlas. Obviamente, las tienen amenazadas. Les dicen que si cuentan algo directamente no van a volver a su casa”.