Viernes 28 de abril de 2017 - 2:43 AM

"Binner era incapaz de levantar el teléfono, Bonfatti es diferente"

rubeo

Pese a las críticas que recibió de parte de María Eugenia Bielsa cuando la arquitecta renunció a la banca, Rubeo cierra el año legislativo con aval de sus pares. Intentará ser reelecto para el 2014.

Luis Rubeo termina otro año al frente de la presidencia de la Cámara de Diputados de la provincia. Reivindica el rol que el cuerpo legislativo llevó adelante y traza una raya divisoria entre Hermes Binner y Antonio Bonfatti. "La gestión de Binner fue muy mala y le dejó un pasivo notorio al actual gobernador", asegura.

En una entrevista con LaCapital, el dirigente rosarino se muestra disconforme con el rol que viene cumpliendo el PJ de la provincia de Santa Fe, exige la convocatoria a un diálogo pleno y abarcativo entre la dirigencia y esboza una crítica hacia las actuales autoridades partidarias por tener una "visión demasiado comarcal".

A la hora de hablar sobre la viabilidad de la reforma constitucional que impulsará el gobierno provincial, Rubeo se muestra poco optimista de que pueda salir a la luz en 2014. A su vez, rechaza que se incorpore una sola reelección para los cargos legislativos, como sí propone Bonfatti. "A lo mejor me dicen que defiendo a la corporación, pero la experiencia es clave para el ordenamiento de las leyes. Si hay un legislador que logra el acompañamiento de la gente no tengo problemas en que sea reelecto", explica el diputado.

—¿Qué fue lo más importante que pasó en la Cámara?

—Haber logrado un buen funcionamiento en un año electoral, con altísima presentación del número de proyectos. Se ingresaron 1.300 iniciativas y se aprobaron 900. Vinieron muchos funcionarios a La Legislatura, y todo con normalidad. La Cámara está en manos de la oposición y esto originó suspicacias, pero el desafío fue positivo.

—Parece haber mutado la agenda legislativa: desde la reforma tributaria tan polémica que tuvo lugar en 2012 a la emergencia en materia de seguridad.

—Sí. Nosotros veníamos marcando agenda con el tema seguridad. Lo digo una vez más: la administración de Binner fue muy mala pese a que la mayoría de los santafesinos tenga otra idea. No ha habido ningún emprendimiento, el descalabro de las finanzas fue muy grande y el pasivo que le dejó Binner a Bonfatti fue notorio, además de que el desgobierno de las fuerzas policiales fue total.

—¿Y por qué dice usted que Bonfatti es diferente?

—Bonfatti tuvo una idea distinta, se planteó desde el inicio una relación y una construcción con las Cámaras de mayor vínculo. Y haber logrado sanear las finanzas por una amplia reforma tributaria es también por mérito de la participación de la oposición. Le dimos herramientas a Bonfatti para que el gobierno pudiera funcionar. Binner era incapaz de levantar el teléfono, Bonfatti tiene una actitud diferente. Y en materia de seguridad, Bonfatti sinceró la cuestión. Cuando nosotros les decíamos a Binner que había problemas en los barrios y que se estaba instalando el narcotráfico, él nos decía que eran cuestiones entre vecinos por ajuste de cuentas. Eso era negar la realidad. En este último trimestre, además, se llevaron acciones comunes con la Nación y eso va en beneficio de los santafesinos.

—¿Y cómo lleva adelante usted la gestión en la presidencia de Diputados cuando desde algunos sectores lo acusan de garantizar que el gobierno apruebe todo lo que quiere?

—La gente los eligió a ellos para que gobiernen, y nosotros tenemos posiciones muy críticas respecto del manejo del Estado. Pero no nos vamos a convertir en una máquina de impedir para que tengan la excusa de que no los dejan gobernar. Pertenezco a un espacio que reivindica las políticas del gobierno nacional y que le reclama a la oposición un mayor acompañamiento a las políticas de Estado. Por ejemplo, los diputados nacionales del Frente Progresista, por capricho de Binner, votan todo en contra. Me siento con mucha autoridad para criticar al gobierno provincial porque no nos pueden acusar de que les hemos trabado la gobernabilidad. Yo no me arrepiento de nada de lo que se votó en la Cámara de Diputados.

—¿Qué más se puede hacer desde la Cámara en materia de seguridad?

—Pensamos trabajar en 2014 en la creación de una policía municipal. Necesitamos cambiar la lógica policial de concurrir una vez que el delito se consuma. Queremos una policía que evite los delitos. También tenemos que cambiar la lógica del mérito en la policía. No se puede premiar a los que esclarecen mayor cantidad de delitos, es a la inversa: tenemos que premiar a los que evitan la consumación. Hoy pagamos las consecuencias del desgobierno policial en la gestión Binner.

—¿Está conforme con el rol del PJ Santafesino? No se nota una presencia activa del partido marcando posición en los temas coyunturales.

—No estoy conforme. El PJ debió haber convocado a las principales figuras, haber armado una comisión de acción política. Con esas referencias se podría haber convocado a un congreso partidario, no más allá de marzo para establecer posicionamientos políticos en torno a la reforma constitucional, a la policía que queremos, al manejo de los recursos, entre otras cuestiones. En eso, el PJ está fallando.

—¿Y por qué no se hizo, le quedó grande el cargo a Freyre?

—No creo. Falta relación entre los dirigentes. Acá hacen falta consenso y acuerdo, sucede que son palabras que aparecen tan gastadas que se las emparenta con algo espurio. En el justicialismo los dirigentes que tienen que llevar adelante esto que propongo tienen una visión comarcal.

—¿Cuál es su opinión sobre la viabilidad de una reforma constitucional?

—Si es solamente decir que la Constitución es vieja, estamos en un error. Ahora, si la idea es aggiornarla podríamos pensar en una reforma. Pero yo no voy a tener una actitud distinta a la que fije mi partido orgánicamente. Ahora bien, creo que habría que darle rango constitucional al Consejo de la Magistratura, a cuestiones ecológicas. También estoy a favor de la prórroga de los mandatos comunales de dos a cuatro años.

—¿Y está de acuerdo con la reelección del gobernador?

—No tendría inconvenientes. No comparto el criterio del actual gobernador de hacer extensiva una sola reelección a los legisladores. A lo mejor me dicen que defiendo a la corporación, pero la experiencia es clave para el ordenamiento de las leyes. Si hay un legislador que logra el acompañamiento de la gente no tengo problemas en que sea reelecto. Pero, aunque espero la convocatoria del gobernador, no le asigno un alto porcentaje a la reforma, lamentablemente no va a conseguir el número suficiente en las Cámaras.

—¿Se presentará en abril para otro mandato como presidente de Diputados?

—Lo voy a intentar, espero que mis pares me acompañen, al menos ese es el deseo.

—¿Y para el 2015 está pensando en ser candidato a algún cargo ejecutivo o legislativo en la provincia?

—Pertenezco a una corriente política que es la que conduce Agustín Rossi. Veremos qué hacemos como espacio político, cuál es la actitud adentro del propio justicialismo, si es que hay acuerdo para que todos los sectores participemos de lo que significarán las primarias. De lo que sí estoy seguro es de que no me voy a ir a mi casa en 2015.

Fuente: La Capital.